La verdad no peca pero…

  • Reyes Ruiz Peña
.

LA ACTITUD DE ALGUNOS DE LOS NUEVOS GOBERNANTES RESULTA DECEPCIONANTE PARA LA CIUDADANIA

Se acaban de cumplir los primeros 15 días de haber asumido su responsabilidad las nuevas autoridades -sesenta presidentes municipales y treinta y dos diputados locales-, la mayoría de las cuales ya han empezado a enseñar el cobre, asumiendo una actitud de superioridad y omnipotencia ante la ciudadanía extremadamente desagradable. Como ya lo deben haber observado, estimados lectores, este fenómeno por desgracia se repite se repite cada tres años.

Es evidente que la mayoría de estos personajes que por primera vez ocupan un cargo de esta índole (y algunos otros que están repitiendo), se conducen de una forma que deja mucho que desear, pues el protagonismo que los caracteriza para hacerse notar resulta excesivo y, en algunos casos, raya en lo ridículo. Esto que comento sucede en todas partes, sin importar el tamaño o importancia del municipio o distrito electoral al que pertenezcan. Lo primero que hacen -por fortuna hay excepciones- es adquirir una camioneta de lujo para transportarse que se adecue a su recien estrenado rango y vaya de acuerdo con su nueva jerarquía. Tal es el caso de nuestros flamantes diputados que, en pocos días, recibirán una cantidad importante de dinero del erario para adquirir un vehículo nuevo. Considero pues que estas decisiones resultan ofensivas e indignantes para un pueblo que en su mayoría sufre al enfrentar la continua alza de precios, no solo en productos de la canasta básica si no en general en los servicios que precisa para el normal desenvolvimiento de su vida cotidiana. Y si a eso se añade que los salarios en Tlaxcala son los mas bajos que hay en el país…

No obstante, queridos lectores, no todo es malo en la vida, pues aún existen personas que conservan la humildad, la sencillez y, sobre todo, el respeto y el amor por su pueblo. Ese es el caso del presidente municipal de Tlaxco, Jorge Rivera Sosa, quien obtuvo una de las votaciones mas altas en la historia del municipio, lo que no afectó su natural don de gentes. El número de sufragios que recibió no tuvo nada que ver con el partido que lo postuló; los electores se fijaron, no en los colores partidistas, sino en la calidad de la persona. Como ustedes saben, la mayor parte de los habitantes de Tlaxco se dedican a las labores del campo y, por lo tanto, por sus grandes necesidades, necesitan de un gobernante que los entienda, escuche y se preocupe por ellos. Reitero, el del alcalde Rivera Sosa es un caso excepcional, pues don Jorge goza de una amplia solvencia económica que lo coloca en una situación muy diferente a la de la mayortía de sus homólogos.

En diversas ocasiones he manifestado que el ser presidente municipal es un privilegio y una bendición de Dios, que brinda al elegido la oportunidad de servir y trabajar en beneficio de la gente.

El problema, estimados amigos, es que muy pocos entienden que estos puestos son pasajeros y que lo mas importante después de haber concluido el periodo para el que fueron electos, es conservar el respeto y cariño de la gente, algo que en estos tiempos es muy difícil de conseguir.

Otro aspecto que considero fundamental para catalogar a un alcalde es cuando el referido pertenece a una clase social “alta”. Y si a ese factor le agregamos haber alcanzado la calidad de máxima autoridad de su ayuntamiento, entonces se corre el peligro de que crezca considerablemente la distancia que existe entre ese tipo de gobernante y sus gobernados. Cuando esto llega a ocurrir, se han dado casos en los que el presidente lleva consigo un desinfectante al que recurre cada vez que entra en contacto con personas humildes. ¿Cabe concebir algo más denigrante para la ciudadanía?

Por otra parte, es muy frecuente escuchar a personas que se quejan de que les resulta imposible poder hablar con el presidente municipal, situación que se hace mas patente cuando los solicitantes son gentes de escasos recursos. En fin, son estas algunas de las muchas actitudes negativas que tenemos que soportar en ciertos sujetos que solo ven, en el ejercicio de la política, una forma de hacer negocio.

 

Frase para la reflexión

“El único símbolo de superioridad que existe es la bondad”

Nota:

Es incomprensible, y yo diría que hasta inaceptable, que hasta la fecha las autoridades educativas no hayan tomado la decisión de modificar el horario de entrada a clases, habida cuenta los intensos fríos que se han registrado en los últimos días. Soy de la opinión que, en el caso de secundarias y preparatorias, la problemática se acentúa, pues la hora de entrada es a las siete de la mañana, y es precisamente a esas horas cuando se presentan  las temperaturas mas bajas. Es claro que se está poniendo innecesariamente en riesgo la salud de los estudiantes, los cuales, en muchos casos, se levantan a las seis, o antes, dependiendo de la distancia que exista entre su hogar y la escuela.

En el caso de los pequeños de primaria, la situación se vuelve mas delicada por su edad y sobre todo porque, en casi todas las escuelas, los salones son prácticamente unos refrigeradores. El resultado, ya lo hemos visto, es un incremento desproporcionado de las enfermedades respiratorias entre los escolapios. En el vecino estado de Puebla tengo entendido que el horario de entrada es a las nueve de la mañana. La pregunta obligada es ¿POR QUÉ LA DIFERENCIA?

Como siempre, mi total agradecimiento y absoluto respeto a quienes me brindan un momento de su tiempo. Gracias y hasta la próxima.