La verdad no peca pero…

  • Reyes Ruiz Peña
¿DÓNDE QUEDÓ EL PARADERO?

 

antes

DSC05044

 

hoy

DSC05136

 

SE AGUDIZA LA CORRUPCION EN EL ULTIMO TRAMO DEL

 ACTUAL GOBIERNO MUNICIPAL

 

Fue la madrugada del pasado viernes 6 cuando misteriosamente desapareció el paradero ubicado en la esquina de 16 de septiembre  con Mariano Matamoros. Da la casualidad de que, precisamente en ese lugar de la ciudad de Apizaco se está construyendo un negocio de venta de vinos y licores. Cabe subrayar que, tal como lo mencione en mi anterior artículo, jamás estaré en contra del progreso y el desarrollo de nuestro municipio; sin embargo, atentar contra un mobiliario urbano que venía prestando un servicio eficiente, cómodo y seguro a la comunidad con el único objetivo de beneficiar a un particular es algo que indigna y molesta .

En  la administración que tuve el honor de encabezar como presidente municipal se colocaron paraderos para el transporte público en diferentes puntos de la ciudad, conforme a un proyecto de  reordenamiento del transporte publico que presentamos en su momento como alternativa para liberar las calles que son utilizadas como estacionamientos por transportistas, apoderados impunemente de las principales arterias del centro de la cabecera municipal.  Y seguramente ustedes también recuerdan la respuesta que hubo por parte de estos sujetos: bloquearon las entradas y salidas  de Apizaco, afectando a miles de ciudadanos. Este tema habré de tocarlo con la debida amplitud en otra ocasión, ya que pareciera que estamos condenados por muchos años más a seguir padeciendo este problema que tanto daño hace a nuestro municipio.

El asunto del que hoy me ocuparé es el referente a ese parabús que formaba parte del mobiliario urbano y prestaba un buen servicio a las personas que utilizan el transporte público. Si por su ubicación afectaba la actividad comercial de la mencionada licorería, lo procedente habría sido moverlo unos pocos metros, en acuerdo civilizado entre la autoridad municipal y el interesado.  Así, los usuarios de las llamadas combis no se verían perjudicados con el retiro del paradero.

Es conveniente señalar que en el referido proyecto de reordenamiento del transporte público se analizaron los puntos más propicios para la colocación de los paraderos, tomando en consideración las rutas que utilizan las diferentes empresas transportistas. Es por lo tanto necesario exigir una explicación al alcalde para que aclare quien lo quitó, adonde fue a parar y porqué. Como quiera que haya sido, queda claro la forma arbitraria con que se toman las decisiones en la administración que encabeza Orlando Santacruz Carreño.   

Este caso no es el único. Durante la gestión del nefasto Alex Ortiz sucedió algo similar en la esquina de las calles Jesus Carranza e Ignacio Zaragoza, frente a un negocio de mariscos que también se sintió afectado por el paradero ahí ubicado. En aquel caso, jamás se supo cual fue el destino final de ese mobiliario urbano que, dicho sea de paso, tuvo un costo de alrededor de noventa mil pesos. Cada vez es más obvio cuan semejantes son los estilos de gobernar de estos dos panistas.

 

                                                           Frase para la reflexión

                   “Quienes de verdad valoran la utilidad de las cosas, son solo aquellos que las usan”

 

Nota:

Estamos por finalizar un año más y, como suele pasar, en esta época se agolpan en nuestros corazones sentimientos como la nostalgia, la tristeza, la alegría, el entusiasmo, el desencanto, el amor, y muchos otros más. Es este, sin duda, un momento propicio para hacer una reflexión y meditar en todo aquello que Dios nos ha permitido vivir.

Soy consciente de que como político y como comentarista que da a conocer públicamente sus opiniones y puntos de vista, estoy expuesto a toda clase de expresiones, unas aprobatorias y otras de franco rechazo. No obstante, creo que vale la pena correr el riesgo por muchas razones, la principal de las cuales quizá sea la de hacer uso de la libertad de expresión de la que por fortuna se disfruta en este país y, además, porque gracias a Dios he podido comprobar que mi voz representa la de muchos ciudadanos que no tienen la misma oportunidad que yo de expresarse en un medio de comunicación como éste, que con tanta generosidad y sin ningún tipo de limitaciones me ha sido brindado.

Deseo de todo corazón a todos ustedes que el año que está por venir sea mucho mejor que esté que está a punto de acabar, y que todos juntos podamos enfrentar, con fortaleza, entusiasmo y salud, los retos que nos planteará la vida. Gracias una vez más a quienes me brindan la oportunidad de estar en comunicación. Hasta la próxima, si Dios lo permite.