Los ingobernables de Morena en Tlaxcala

  • Pedro Morales
Aquí Xicohténcatl…

La no tanto ya corta vida política del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) en Tlaxcala, está plagada por tribus, liderazgos, corrientes y lo que venga o inventen, pero como partido, está literalmente partido y con la desventaja de que es la hora que no tiene una dirigencia estatal electa democráticamente.

Han sido vanos los intentos por mostrar orden y disciplina partidarios, debido a que localmente les queda lejos el mensaje de su líder moral Andrés Manuel López Obrador.

Se esperaba que en su más reciente visita a Tlaxcala pondría orden en su partido, pero es la hora en que no hay nadie para nadie y guardó su sana distancia, no solo con la pandemia, sino con la gente y los auto denominados líderes locales.

En su gira a nadie AMLO le hizo “ojitos” y eso es muy preocupante para la aún súper delegada Lorena Cuéllar Cisneros, Ana Lilia Rivera Rivera y el profe  Joel Molina Ramírez, tal vez fue por las condiciones de la pandemia, el tiempo de la gira o será que no los ubico por el cubre bocas.

En un intento por sacar a la dirigencia, el Comité Ejecutivo Nacional de Morena, dio a conocer que sería el pasado 5 de mayo cuando se publicarían los criterios para la integración de los comités estatales de cara a la renovación de la dirigencia nacional.

Informó que a partir del 16 de mayo al 13 de junio cuando se realizaría la renovación de los consejos estatales, en el caso de la entidad tendrá este plazo para reponer las asambleas distritales que se invalidaron en octubre de 2019, para poder elegir a los delegados encargados de nombrar al comité estatal.

Sería este sábado 27 y domingo 28 de junio cuando se realizará el Congreso Nacional para establecer la dinámica bajo la que se llevará la encuesta abierta de militantes para que elijan al presidente y secretario general del Comité Ejecutivo Nacional, los días 29 de junio y 1 de julio.

En el caso de Tlaxcala, el encargado de la dirigencia de Morena, el expriista Joel Molina Ramírez expresó que la definición del método de asamblea será el adecuado para la renovación de los órganos directivos del partido siempre y cuando se realice de manera organizada.

Refirió que el cambio en el panorama local en materia electoral dota de condiciones para que las asambleas se desarrollen sin contratiempos, pues “ya muchos de los que aspiraban a tener un cargo en el interior del partido ahora están encaminados a buscar un cargo de elección popular, por lo que “ya no hay interés de desestabilizar al partido”.

Agregó que quienes busquen ser electos como consejeros distritales en caso de ostentar un cargo público tendrán que renunciar, deberán estar afiliados obligatoriamente y no tener antecedente de sanción.

Advirtió ante medios de comunicación que “el método de elección por encuesta abierta del dirigente nacional y secretario general, se definió por la resolución del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación”.

INGOBERNABLES

Con todo entusiasmo y aún con las mieles de la victoria presidencial escurriendo por las comisuras labiales, los “líderes” regionales comenzaron a mover a sus igual que ellos “camaleónicas” huestes.

No hay que olvidar que el año pasado se registró en los medios la explosión de un petardo y riñas entre militantes, en Tlaxcala dos de tres asambleas previstas para la elección de los consejeros de Morena fueron canceladas, por lo que el partido solo formalizó la asamblea del Distrito II.

En Apizaco, sede del Distrito I, la asamblea se canceló minutos después de que estalló entre los asistentes un artefacto explosivo, aparentemente, casero y dejó una decena de personas con crisis nerviosa, las cuales requirieron atención de paramédicos de la Cruz Roja.

“Detonó un explosivo, no se sabe si fue un cohetón, una paloma o incluso un artefacto prefabricado con el que se crea un ambiente de inseguridad, de inestabilidad y el presidente de la asamblea solicitó suspenderla para salvaguardar a los asistentes”, indicó Justino Hernández, regidor de Apizaco y militante de Morena, responsable de supervisar la llegada de Seguridad Pública y Protección Civil.  

Agregó que no se identificaron a los responsables, pero confió en que autoridades correspondientes lo logren una vez que el partido político presente la denuncia y exhiba como evidencia videos de cámaras aledañas.

La asamblea del Distrito III, con cabecera en Zacatelco, también fue suspendida por conatos de violencia entre militantes de Morena y supuestos infiltrados del PRI, quienes intentaron dar portazo en el inmueble donde estaba programada.

El presidente de la asamblea, Lázaro Bello, determinó cancelarla entre inconformidad de militantes.

ASI GERMINÓ EL AMOR AMLO-TLAXCALA

En Tlaxcala los fieles seguidores de Andrés Manuel López Obrador lo han acompañado en todas y cada una de sus aventuras electorales y de auto promoción, convencidos de que tarde que temprano se convertiría en presidente de los mexicanos.

Se recuerda la marcha con petroleros que realizó López Obrador en 1992, desde Tabasco, era desconocido en Tlaxcala, pero ya organizaciones de izquierda que comulgaban con sus ideales lo esperaron para darle alojamiento.

López Obrador traía los pies llenos de ampollas, pernoctó en Calpulalpan y narró que en el camino le habían matado gente; un tráiler atropello a la columna con saldo trágico; en las hemerotecas hay constancia de este hecho.

Trajo a su paso por Tlaxcala recriminaciones contra Pemex y el ex líder sindical Sebastián Guzmán Cabrera; protestas, llanto, desorden, bloqueo de carretera y temor el 18 de julio de 1992 la prensa daba cuenta de la muerte de que cuatro trabajadores petroleros fueron arrollados por un tractocamión en el tramo de la carretera Cerro Gordo-Xalapa

Los cuatro María del Rosario Hernández de Domínguez, Alfonso Ruiz Ceballos, Albino Arias Hernández y Juan López Gómez, todos provenientes de Tabasco, tuvieron como capilla ardiente la campiña veracruzana: fueron velados a la orilla de la carretera y trasladados a Villahermosa

El incidente ocurrió cuando un tractocamión del servicio público federal, frenó al toparse con los manifestantes, pero un trailer que sufrió un desperfecto en los frenos, según la versión de la Policía Federal de Caminos, se estrelló por atrás con el tractocamión, lo impulsó y alcanzó a arrollar a cuatro de los mil 800 obreros del “Frente Democrático de Trabajadores, General Lázaro Cárdenas del Río”

Los manifestantes bloquearon la carretera federal durante más de 40 horas y el dirigente del Partido de la Revolución Democrática en Tabasco, Darwin González Ballina, responsabilizó del accidente a la Policía Federal de Caminos

Andrés Manuel López Obrador, quien también encabezaba la marcha, insistió en que la tragedia ocurrió debido a la falta de vigilancia de esa corporación policiaca, la que resguardó la marcha desde Tabasco hasta Catemaco, pero luego desapareció

Así se daba cuenta de esta tragedia y que junto con las ideas revolucionarias y de protesta que plasmaban una lucha contra el poder, fue lo que ganó la simpatía de los tlaxcaltecas, en su mayoría gente de la tercera edad,  campesinos y un reducido grupo de intelectuales.

Luego vino el transitar por el Partido de la Revolución Democrática (PRD) y fieles sus seguidores tlaxcaltecas acudieron a sus mítines, a sus giras por los municipios y este es un caso en donde el personaje supera las siglas.

Así transcurren las luchas de López Obrador en Tlaxcala,  donde colmaba las plazas, a veces no como en Apizaco y ha derrotado una y otra vez a los candidatos panistas y priistas en las elecciones presidenciales, pero sin llegar al poder.

Así en dos elecciones presidenciales, hasta que la tercera que fue la vencida.

ARTURO, “EL HERMANO INCOMODO”

En la elección federal del 2010, AMLO mandó a su hermano Pedro Arturo López Obrador a conquistar a los Tlaxcaltecas y una curul de diputado federal, midieron fuerzas y luego de ganar el PRD la gubernatura con Alfonso Sánchez Anaya, desplazaron al candidato del Distrito I, Eloy Sánchez Arellano.

Incluso Arturo López Obrador arrancó su campaña en una finca ubicada a espaldas de la parroquia de Santa María Acuitlapilco, donde ubico su cuarto de guerra, bunker  y casa de campaña.

Pero a media campaña vino el fallo del Tribunal Federal y en la mesa Eloy Sánchez Arellano le tiró la candidatura e inicio –con desventaja- su campaña que no le alcanzó para convertirse en diputado federal.

Tras la dolorosa derrota, Pedro Arturo López Obrador, hermano de Andrés Manuel, renunció a la militancia del Partido de la Revolución PRD después de los fracasos que tuvo en la elección de candidato en Tlaxcala.

En una carta enviada al líder nacional del PRD, Jesús Ortega Martínez, informó que “por muchas razones” renuncia a la militancia perredista.

La renuncia del hermano de AMLO no se hizo oficial en Tlaxcala, donde fue consejero nacional por parte de Izquierda Democrática Nacional, grupo identificado con René Bejarano; sin embargo, perredistas de esta agrupación confirmaron que el tabasqueño dejó el sol azteca.

Luego el hermano del ex candidato presidencial en 2006 protagonizó un connato de violencia contra personas de Nueva Izquierda en el proceso de elección a candidatos a gobernador y diputados plurinominales realizado en el municipio de San Juan Totolac.

Luego desapareció definitivamente del escenario político de Tlaxcala.

 RETOÑO DE AMLO FUE  LÍDER DE MORENA EN TLAXCALA

Andrés Manuel López Obrador, entonces líder nacional de Morena; sin pedirlo a el organismo nacional designó a su tercer hijo como líder de Morena en el Estado de Tlaxcala.

Antes, ya lo había hecho con uno de sus vástagos en la CDMX y otro en el Estado de México, rumbo a la preparación de los comités seccionales para la competencia en la presidencial 2018.

José Ramón López Beltrán “Pepe Obrador”, el primogénito, fue designado como coordinador o líder de Morena en el estado de México, para organizar un promedio de 6 mil 500 seccionales rumbo a la elección presidencial 2018.

Andrés Manuel López Beltrán de 30 años, fue designado como el líder de Morena en el Distrito Federal, desde donde recibió la encomienda de organizar un promedio de 5 mil 600 seccionales rumbo a la elección presidencial.

Y por si eso no fuese suficiente, Andrés Manuel López Obrador designó a su hijo Gonzalo López Beltrán, “Chalo”, para que se responsabilizara de la organización de comités seccionales en el estado de Tlaxcala.

También dirigió el  naciente partido de Morena.

Gonzalo López tenía en ese entonces 24 años y su padre le encomendó la conformación de los 513 comités en el estado de Tlaxcala.

Estas acciones de AMLO fueron criticadas en las redes sociales pues era evidente que si tuviera más hijos, les daría las direcciones de Morena en todo el país, dejando en claro que no le importaba apoyar a la gente de la sociedad que le sigue, sino mantener sus cotos y parcelas de poder para su familia y sus amigos, lo que era contrario a lo que él, tanto criticaba de los políticos del PRI, PAN, y PRD.

NEGROS NUBARRONES PARA MORENA EN EL 2021

Una verdad que ni los morenistas pueden negar, es que todos y cada uno de los cargos de elección popular fueron obtenidos a la sombra de AMLO, pero en la elección que viene, se va a ver de qué están hechos.

Si analizamos sus actuaciones desde senadoras, senadores, diputados federales, sobre todo las y los 25 diputados locales morenistas, con sus actuaciones al frente de los cargos de elección que les cayeron de las urnas casi sin esfuerzo, le han quedado a deber mucho a los tlaxcaltecas.

Les quedó grande la yegua.

“No robar, no tranzar y sobre todo no engañar”, es algo de lo que en estos momentos esos encargados de representación popular es algo de que puedan presumir.

Salvo muy muy contadas excepciones.

Para dentro de menos de un año, ahí estarán en juego sus reputaciones, sus actos de prepotencia y de arribismo para tratar de seguir o escalar cargos de elección popular, pero ahora van solos.

Sin resultados a los abanderados de Morena en Tlaxcala primero deben resolver su asuntito de ver quién va a dirigir las riendas en Tlaxcala y sacar adelante la elección de candidatos y candidatas que se viene encima.

Apenas si tienen tiempo para las campañas y mostrar resultados, si los hay, por lo que si algo extraordinario no ocurre desde estos momentos se abren las expectativas para que revivan los demás partidos en Tlaxcala.

El agarrón va a estar bueno, hay que comprar dotaciones de palomitas y gaseosas o de a perdis un curado, para sentarse a ver la contienda electoral que se avecina por demás emocionante y que al paso que van…A VER SI NO YA SE LES FUE EL BURRO.